2014, septiembre, intenciones, universal

Universal: Los discapacitados mentales.

Para que los discapacitados mentales reciban el amor y la ayuda que necesitan para llevar una vida digna.

Para algunos la discapacidad mental significa una enfermedad incurable; para otros, un castigo divino; otros más la ven como un estado de vida con causas naturales. Nuestros hermanos con discapacidad mental también son hijos de Dios y destinatarios del amor que siente por nosotros, con los mismos derechos y dignidad. En ellos se evidencia la petición de Cristo para que amemos a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Por eso, en este mes nos solidarizamos con los hermanos cuya su incapacidad mental les impide expresarse y desenvolverse en la vida como la mayoría de las personas, y pedimos que cada cristiano sea más sensible y abierto al apoyo que en todo momento les podamos brindar.

 2014, septiembre, intenciones, evangelización

Por la evangelización: El servicio de los cristianos.

Para que los cristianos, inspirados en la Palabra de Dios, se comprometan al servicio de los pobres y de los que sufren.

Resulta inútil llamarnos misioneros o, más específicamente, cristianos, si no mostramos en nuestros actos lo que la Palabra de Dios nos invita a realizar. A algunos nos cuesta más que a otros llevar a la práctica el mensaje de la Palabra, pero la fe sin obras está muerta. No podemos decir que creemos en Dios si nuestros actos dicen lo contrario. Como cristianos aceptamos la bendición de recibir al Señor en nuestras vidas, pero de igual modo asumimos el compromiso de transmitirlo a quienes no lo conocen. Roguemos a Dios para que la sintonía entre nuestra fe y nuestras acciones nos ayude a ir al encuentro de los que más lo necesitan, y que su Palabra divina sea siempre el motor que nos impulse a dar testimonio de su presencia en nuestras vidas.