El Seminario Mayor

El Seminario de Misiones se estableció primeramente en la Quinta Los Álamos, ubicada en Tlalpan, ciudad de México. Era un lugar tranquilo y adecuado para los pocos alumnos que vivirían ahí. Sin embargo, la previsión de Mons. Escalante ya hacía notar la necesidad de hallar un lugar más grande que respondiera al crecimiento esperado para el Seminario de Mexicano de Misiones Extranjeras. Se encontró un conjunto de terrenos también en Tlalpan, los cuales, con la colaboración de innumerables bienhechores, fueron adquiridos en 1953.

2014, octubre, vida MG, Seminario mayor

 Los arquitectos José Villagrán, Gabriel García y Raúl Gutiérrez se ocuparon del diseño y de la realización de algunas secciones del nuevo edificio, cuya primera piedra se bendijo en 1954.

Fue hasta dos años después cuando los Padres y los seminaristas dejaron la Quinta Álamos y llegaron al nuevo lugar, ubicado en la avenida Insurgentes Sur 4135. La Capilla central no fue terminada sino hasta 1959, cuando el pintor regiomontano Federico Cantú Garza completó un mural que cubre el ábside y representa: “La Misión del Hijo”: la redención y salvación del universo.

En estos varios años de vida el edificio del Seminario de Misiones ha sido el lugar donde se han cultivado el espíritu y las cualidades humanas de los misioneros que anuncian el Evangelio en diversas partes del mundo.

2014, octubre, Vida MG, seminario

El Seminario Menor

Por otra parte, en 1952 Mons. Escalante aceptó los primeros alumnos promovidos por el P. Joaquín Sarmina A. para el Seminario Menor de Misiones. La Quinta Los Álamos no contaba con el espacio ni el personal suficientes para recibirlos y formarlos, por lo que los alumnos fueron enviados al Seminario Menor Arquidiocesano de México, en Temascalcingo, Estado de México. A fin de incluir a otros jóvenes promovidos por el P. José Álvarez H. en Guadalajara, se obtuvo la anuencia de Mons. José Garibi y Rivera, Arzobispo de Guadalajara, para abrir un Seminario Menor en Guadalajara; los alumnos se ubicaron provisionalmente en el Seminario Menor Diocesano de Guadalajara.

Con el fin de celebrar la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, en 1955 el matrimonio de Luis Castellanos y María Refugio López de Castellanos propuso a los Padres formadores llevar a los seminaristas de paseo al casco de lo que fue la hacienda “El Cuatro”, que era de su propiedad y estaba localizada en las afueras de Guadalajara. Al finalizar la convivencia se ofreció el préstamo provisional y sin costo alguno de la ex hacienda para la instalación del Seminario Menor de Misiones.

En enero de 1956 se hizo el cambio de domicilio y para febrero llegaron los alumnos que estudiaban en Temascalcingo, además de aquellos de nuevo ingreso. Dos años más tarde, la familia Castellanos donó definitivamente la ex hacienda a favor del Seminario de Misiones.

En 1960 el Cardenal José Garibi y Rivera autorizó que se construyera un edificio más adecuado para las labores de preparación de los seminaristas, obra que concluyó años más tarde, en 1966, y que fue bendecida por el mismo Cardenal Garibi.

2014, octubre, Vida MG, Seminario