Fotografía de una Madrina de MG

Queridos Misioneros de Guadalupe:

Los saludo muy cariñosamente y les envío la fotografía de mi mamá. Aunque ya no está con nosotros, en su nombre sigo ayudando a la Misión, porque ella fue Madrina de ustedes. Es para mis hermanos y para mí un orgullo contribuir con esta gran obra. Aunque sea poca la cantidad, sin duda la ofrecemos con alegría, amor y de todo corazón. También ofrecemos nuestras oraciones para que sigan adelante con lo que Dios les ha encomendado.
Me despido de ustedes. ¡Que Dios los bendiga y les de salud para que sigan en apoyo de los que más lo necesitan!
Atentamente.
Delia N.