P. Carlos Domingo May C., MG

“Promover la unidad en medio de la diversidad, a través del diálogo…”, es una de las ideas que dirigen el trabajo de Misión en la Parroquia de Cristo Rey, ubicada en el barrio de Kibera, en Nairoibi, capital de Kenia. La razón es que en un espacio geográfico pequeño viven miles de personas de diferentes tribus, con culturas y costumbres muy diferentes, idiosincrasias diversas, pero que enfrentan en muchas ocasiones retos comunes, entre los que se pueden mencionar pobreza, desempleo, falta de oportunidades de educación, delincuencia, corrupción, enfermedades de diferente tipo, falta de vivienda, entre muchas otras más.

Ante esta aplastante realidad los Misioneros de Guadalupe nos hemos enfocado por muchos años a una evangelización que promueva un liderazgo significativo, de tal manera que la misma gente pueda provocar un cambio en su comunidad y en la sociedad misma.

ken1

En un ambiente caracterizado por la manipulación, la corrupción y la impunidad, hemos tratado de que la gente tome conciencia de su dignidad como ser humano, y de sus derechos y obligaciones ante Dios y la sociedad. Buscamos promover un desarrollo integral de la persona a la luz del evangelio.

En términos de educación tenemos cuatro jardines de niños, una escuela primaria, una secundaria, un politécnico y un laboratorio de computación.

Así mismo, promovemos la dignidad de la mujer, para que pueda tomar en sus manos, de una manera responsable, su rol como mujer, esposa y madre, tanto en la familia como en la comunidad, de manera que su participación sea significativa y también signifique un agente de cambio.

Ponemos especial empeño en la formación de la niñez, pues somos conscientes de que en sus manos están las estructuras de una mejor sociedad en el futuro.

Por medio de un ministerio de derechos humanos, donde contamos con una abogada de tiempo completo y tres educadores cívicos, brindamos asesoría legal para que la gente conozca sus derechos y tenga una oportunidad de luchar por ellos.

ken2

La tarea evangelizadora en general no es fácil porque el aspecto tribal está muy enraizado en la vida de los kenianos. Con increíble facilidad toman postura por la gente de sus tribus y clanes, sin importar que esto implique cometer injusticias, proteger la corrupción e incluso quitarle la vida a los de la tribu contraria.

El estilo de evangelización en Kibera busca identificar los valores de cada tribu y, con esa riqueza cultural, ofrecer caminos de unidad, de modo que a través de las diferencias culturales se pueda construir una mejor sociedad, donde los diferentes miembros formen un solo cuerpo, de acuerdo a la enseñanza de Jesús.

El sueño es que a la larga podamos formar una comunidad, una iglesia, donde los miembros vivan unidos, comprometidos unos con otros, y participen activamente en la promoción de la justicia y la paz, que es hacer presente el Reino de Dios en la tierra.

ken3