Estimados Misioneros de Guadalupe:

Con gran tristeza y pesar les informo que mi mamá, la señora Margarita M. G., partió a la casa del Padre el día 26 de mayo de 2014, a la edad de 80 años, y ya goza de la misericordia del Señor junto con sus hijos (mis hermanos) ya difuntos.

Durante muchos años fue Madrina de los Misioneros de Guadalupe. Era una mujer dévota, incansable, llena de espiritualidad y con un gran corazón lleno de amor hacia al prójimo. Dejó un hueco muy, pero muy grande, en los corazones de su familia y de todos cuantos la conocieron.

Mi mamá fue y será siempre una fuente de ejemplo inagotable de amor y perseveración.

¡Mamita chula, te queremos, te extrañamos! Señor Dios, Madre María, acójannos para que encontremos prontamente la resignación de su partida.

¡Gracias por su trabajo y por tenernos en cuenta, Misioneros de Guadalupe!

 

María del Carmen G. M.

pdl1

 

 

Queridos Misioneros de Guadalupe:

Mi nombre es María Guadalupe M. J., y quiero compartir con las personas que puedan ver este pequeño testimonio, ya que es lo que viví en una Mision con los Padres MG.

¡Para mí fue una experiencia inolvidable! En primer lugar nos compartieron y enseñaron como orar por cada continente, ya que a veces no nos acordamos de nuestros hermanos que sufren extremas pobrezas. Esta oración es con humildad y sencillez de corazón, así como lo tenía san Juan Diego .

Me quedó claro que los Padres mg son discípulos y seguidores de Jesús y de la Santísima Virgen, ya que con su carisma han llegado al corazón de tantas personas que no habían experimentado el amor de Dios. ¡Lograron reunir muchos fieles!, y todos con gran entusiasmo por participar en cada una de las actividades de la iglesia.

A mí me tocó convivir con el P. Miguel Ángel González Aldaco, y significó un honor y un placer que nos compartiera su experiencia, ya que a pesar de su problema de la vista nos demostró el amor y el valor de saber que para Dios nada es imposible y todo consiste en que nos abandonemos en sus benditas manos.

En el P. Miguel Ángel vi un ejemplo a seguir y espero que todos ustedes sigan llevando el mensaje de Dios a todos los rincones de la Tierra. ¡Que Dios los bendiga hoy y siempre! Reciban saludos de todos los fieles que los acompañaron en la Mision. No olviden que siempre estarán en mis oraciones.

¡Los queremos mucho!

 

María Guadalupe M. J.

pdl2

 

 

Estimados lectores:

Los invitamos a compartir brevemente con nosotros sus experiencias de fe derivadas de la ayuda que brindan a las Misiones. Pueden escribir al correo electrónico: almas@revistaalmas.com.mx.

Todos los textos serán revisados y, en caso de ser publicados, podrán ser modificados según los criterios de contenido de nuestra revista.