P. Antonio de Jesús Mascorro Tristán, MG 

La Parroquia de San Pedro, en Mashuuru, pertenece al Decanato de Oloitokitok, de la Diócesis de Ngong, que se erigió como Prefectura en 1959, tan sólo unos meses después de que el Papa Juan XXIII anunciara la realización del Concilio Vaticano II. Lo anterior representó una opción por los nómadas, concretamente por la tribu maasai. Se puede decir que las reflexiones emanadas del Concilio Vaticano II acompañaron significativamente la evangelización y convirtieron a la diócesis en un área de especial interés para los misioneros.

Tres de las parroquias de esta zona se abrieron antes de 1968, y, a pesar de que había una extensa región sin atender, no fue hasta 1991 cuando se abrió la Parroquia de Lenkisem. Por su parte, Mashuuru fue una de las capellanías de esa parroquia hasta el 11 de diciembre de 1999, fecha en que se erigió como parroquia; el primer párroco fue el P. José Bejarano M., MG, a quien sustituyó el P. Víctor Piñón S., MG, en 2006. El 28 de agosto de 2011 un servidor tomó esta responsabilidad.

 JubileeLogo MG 9-9-2014Geográficamente, la parroquia se ubica en el Distrito de Mashuuru, aunque cinco de nuestras capellanías están en el Distrito de Kajiado. La población en su mayoría es maasai, pero la presencia de otros grupos que han llegado a establecerse con fines comerciales es considerable; es un realidad con grandes retos que nos invita a buscar elementos de unidad y convivencia pacífica.

Recientemente terminamos el análisis de la realidad social, el cual nos permitió constatar la manera en que las comunidades maasai se han quedado aisladas, carecen de los servicios indispensables y constantemente se ven afectados por las sequias. Las vías de comunicación, todas de terracería, están en malas condiciones. La destrucción del medio ambiente es notoria con la indiscriminada tala de árboles y la explotación de los ríos de arena. Hay problemas de salud y, con tristeza, vemos la forma en que el alcoholismo y la prostitución empiezan a ser problemas serios.

En el aspecto educativo hay un notorio analfabetismo en los adultos y una falta de oportunidades para muchos niños de ir a la escuela. Pero al mismo tiempo vemos cómo la “educación” está poniendo en peligro la permanencia de los valores culturales. Hay una pobre formación de los líderes sociales, quienes se aprovechan de su posición. Existen algunos elementos culturales que ponen en desventaja a la mujer, por ejemplo: poligamia, circuncisión femenina, matrimonios arreglados, etcétera.

Las Iglesias pentecostales, que por cierto tienen un fuerte apoyo económico, empiezan a proliferar. La ausencia de los hombres en la iglesia es notoria, muchos se dicen católicos, o al menos respetan y reconocen el trabajo de la Iglesia, pero en contadas ocasiones se hacen presentes en el templo. Falta compromiso y mayor formación de los comités de las comunidades.

Hemos tomado las comunidades de base como el corazón de la pastoral. Se implementó el programa de reflexión bíblica, el cual ha tenido un buen impacto, y se ha tratado de sensibilizar a los líderes acerca de la importancia de su servicio en la línea evangélica.

Kenia 01

Esperamos concluir el nuevo plan pastoral en este año. Se continúa con el catecumenado, la catequesis presacramental y la formación permanente de los diferentes grupos parroquiales. Se ha iniciado con la promoción y la formación de los catequistas voluntarios coordinados por los catequistas de tiempo completo; el centro pastoral, que recientemente abrimos, ha contribuido satisfactoriamente con este fin.

Han pasado ya 15 años, reconocemos que todavía seguimos con estructuras muy débiles, y que el caminar es lento y difícil. Sin embargo, nos alienta la posibilidad de estar con nuestra gente y promover los valores cristianos.

 Kenia 02

Pedimos a Dios que ilumine nuestras acciones y agradecemos a todos nuestros Padrinos y Madrinas por su constante y valioso apoyo, sin el cual ninguno de estos proyectos podría realizarse en favor del Reino de Dios.