P. Ignacio Flores G., MG

Universal:
La responsabilidad política.

Para que la responsabilidad política sea vivida a todos los niveles como una forma elevada de caridad.

Intenciones 01

La Iglesia siempre ha mirado con especial atención a los laicos que desempeñan puestos de servicio dentro de la sociedad y desean manifestar su testimonio de fe y vida cristiana. Las labores de los líderes políticos no son sencillas, por lo que deben prepararse y ejercer su autoridad haciendo a un lado sus propios intereses y beneficios. Ellos son llamados a actuar con prudencia, integridad, justicia y, sobre todo, amor por el bien de todos. Los políticos, cristianos o no, deben contar con la ayuda de la Iglesia para la concientización de los valores cristianos universales, a fin de que puedan promoverlos dentro de la sociedad y fomentar una cultura de respeto al ser humano en todos sus derechos y obligaciones.

Por la evangelización:
Los pobres en América Latina.

Para que, ante las desigualdades sociales, los cristianos de América Latina den testimonio de amor a los pobres y contribuyan a una sociedad más fraterna.

Intenciones 02

No cabe duda de que la mirada de Dios siempre se dirige al pobre, al indigente y al olvidado de nuestras sociedades. En el contexto latinoamericano somos invitados a la solidaridad con nuestros hermanos que tienen poco, no únicamente en el aspecto físico-material, sino también en el espiritual. El azote de la miseria y las carencias nos retan a solidarizarnos en la lucha contra las necesidades humanas. Nuestra oración hace milagros, pero el testimonio activo no solamente hace presentes dichos milagros, sino que reafirma la mirada de Dios y su benevolencia para aquellos que le buscan. Oremos y actuemos, sin importar las clases sociales, para que nadie quede excluido de lo que por derecho le toca.