P. Ignacio Flores G., MG

Universal:
Los voluntarios.

Para que quienes colaboran en el campo del voluntariado se entreguen con generosidad al servicio de los necesitados.

P6121524

Nuestra sociedad tiene necesidad urgente de personas que apoyen en las carencias de los que sufren. Los asilos, las cárceles, los hospitales, los orfanatorios, etc., tan sólo representan unos de los pocos campos donde la presencia de Cristo tiene que ser transmitida para anunciar la Buena Nueva. Los cristianos estamos llamados a darnos cuenta de nuestra utilidad y a mostrar disposición para darnos a los demás. Todos sin excepción podemos contribuir en esta noble tarea, especialmente los jóvenes, que pueden compartir sus dones y talentos en las regiones más necesitadas del mundo. Oremos en este mes para que con ánimo renovado se incrementen las filas de un voluntariado de servicio humano para con los que están más necesitados.

Por la evangelización:
Los marginados.

Para que, saliendo de nosotros mismos, sepamos hacernos prójimos de quienes se encuentran en las periferias de las relaciones humanas y sociales.

intenciones02

Uno de los principales mensajes de los profetas del Antiguo Testamento es el de la esperanza, no solamente dirigida a los pobres, las viudas y los huérfanos de la casa de Israel, sino también a los marginados, es decir, a aquellos que eran rechazados y excluidos por la sociedad. En nuestros días siguen existiendo personas marginadas por motivos de raza, clase social, creencias e ideologías, tendencias sexuales, etcétera. Por ello, en estos días, los cristianos estamos llamados a ser inclusivos y respetuosos, y a mostrar los mismos signos de amor, fraternidad y esperanza que Dios tiene hacia cada uno de nosotros. Pidamos al Señor que nos permita ser verdaderos humanos, hermanos en la familia de Dios.