P. Ignacio Flores García, MG

Queridos Padrinos, en esta ocasión quiero compartirles una anécdota que me compartió el P. Alejandro Jaimes M., MG, durante un viaje en carretera, rumbo a la visita que hacíamos a unos jóvenes interesados en la vocación sacerdotal misionera.

Ese día salimos muy temprano, y hacia el mediodía, entre las pláticas que teníamos, recordábamos nuestras experiencias en Misiones. Hablábamos de los lugares donde habíamos trabajado, lo que habíamos compartido; y en varios momentos nos decíamos mutuamente: “¡¿Y te acuerdas de esto?! ¡¿Te acuerdas de esto otro?!”. Realmente el camino se nos estaba haciendo muy corto.

OTRA VEZ PADRE (5a)

De pronto el P. Alejandro me platicó una de sus experiencias más significativas, y por eso ahora yo se las comparto a ustedes. El me narraba lo siguiente: “Me acuerdo cuando antes de decir Misa me ponía a leer y releer la Biblia para pronunciar lo más perfectamente posible el Evangelio de cada domingo. Me acuerdo que le dedicaba mucho tiempo a repasar la lectura, y le pedía a un catequista que me enseñara a pronunciar bien la Palabra de Dios en el idioma kiswahili. Yo confiaba mucho en mis capacidades intelectuales y en los esfuerzos que hacía para que todo fuera lo más correcto posible; no sólo por la dignidad de las Escrituras, sino también por el respeto a la gente que escuchaba.

”Las primeras ocasiones eran muy complicadas, tartamudeaba un poco y mi pronunciación era bastante confusa. Algunas otras veces todo parecía salir de la manera como esperaba y no había queja en los rostros de las personas, al menos según lo que percibía, aunque tal vez no me decían nada por temor a hacerme sentir mal, si esto fuera el caso. De cualquier modo, yo siempre seguía mi método, que consistía en repasar, “machetear” y volver a repasar las lecturas, confiando en mis habilidades. En algunos momentos sentía frustración, en algunos otros mucha confianza en mí mismo; y así ocurrió hasta que en una celebración muy solemne me tocó leer un fragmento algo largo del Evangelio.

OTRA VEZ PADRE (4a)

”Mi actitud era la misma, es decir: leer lo mejor posible y, según yo, todo estaba dominado. Pero cuando pasé a proclamar el Evangelio me invadían los nervios y la situación se complicaba con algunas palabras que tartamudeaba. Siguieron las dificultades en la lectura, las letras bailaban a mi vista, pero había que continuar y quería que todo el momento acabara, para terminar diciendo: ‘Esta es Palabra de Dios’. Cuando pronuncié estas palabras todo parecía regresar a la calma, hasta que una persona me dijo desde alguna de las bancas: ‘Otra vez, Padre. Vuélvelo a leer’.

”De momento sentí pena y vergüenza,pero el tono de voz de aquella persona no era de repudio o inconformidad, sino de ánimo y confianza en que lo podía hacer mejor. En pocos segundos pasó por mi mente que lo que hacía era en nombre de Dios y que mi confianza no solamente tenía que estar en mis propias fuerzas, sino en la ayuda que Dios, ya tantas veces antes, me había dado. Respondiendo a su petición, volví a leer, y ciertamente no fue una lectura perfecta, pero, sin duda, fue mejor que la primera.

”La gente valoraba el esfuerzo, y algunos de ellos me lo hicieron saber al final de la Misa en diversos momentos, en privado. Me sentía muy animado por ellos, y comprendido en mis limitaciones”.

OTRA VEZ PADRE (9a)

Mientras escuchaba esta experiencia del P. Alejandro, sus palabras hacían eco en mí y recordé vivencias similares. Creo que cualquier misionero experimenta cosas parecidas al estar en tierras extranjeras.

“¿Sabes, Nacho? –me dijo el P. Alejandro–. A veces se siente muy feo cuando uno comienza en Misiones a hablar otros idiomas desconocidos para compartir algo que es su fe, esforzarse mucho y que al final le digan: ‘¡Otra vez, Padre. Vuélvelo a leer!’”. El P. Alejandro pasaba la mano por su cabeza y, sonriendo como si reviviera la anécdota, continuó: “Y mis dificultades en esa ocasión eran confiar más en mis propias fuerzas, y no querer recordar que también Dios hace su parte. Cuando más deseaba que pasara el momento, alguien me dijo: ‘Vuélvelo a leer’. Y simplemente lo volví a leer; entonces volví a confiar en mí y, principalmente, en Él, que envía hombres como tú y como yo para compartir un mensaje especial. ¡Así todo cambia, todo es diferente!”.

Queridos bienhechores, entre los misioneros, algunos más, algunos menos, unos de una forma y otros de otra, pero siempre todos somos tocados por vivencias como la que les acabo de contar del P. Alejandro. Espero que el Señor los bendiga y que, a su vez, éste relato también les hable de la maravilla de nuestras capacidades humanas y la importancia que tiene la presencia de Dios en todos aquellos propósitos y objetivos que por amor realizamos en la Misión que a cada quien nos encomienda.

OTRA VEZ PADRE (1a)