El P. Maurilio Franco Pérez, MG, nació el 21 de mayo de 1939 en Moroleón, Gto. Sus padres fueron los señores José Franco y Agustina Pérez.

Realizó sus estudios básicos en Villa Yanga, Ver. En 1954 ingresó al Seminario Mexicano de Misiones, donde realizó sus estudios de secundaria y comenzó su formación sacerdotal misionera.

El P. Maurilio comenta que su vocación surgió por la gracia de Dios y debido a la devoción de su madre, además de que la lectura de la revista Almas lo inspiró y motivó bastante para seguir el llamado de Cristo.

VidaMG_marzo16_3

Entre 1959 y 1962 hizo sus estudios de Filosofía, en el Seminario Mayor de Misiones, en la ciudad de México. Así mismo, de 1962 a 1966 recibió la instrucción en Teología en el Colegio Máximo de Cristo Rey, de sacerdotes jesuitas.

El 5 de enero de 1966 hizo su Juramento perpetuo de pertenencia a nuestro Instituto, y unos meses después, el 10 de julio, recibió el Sacramento del Orden del presbiterado en la Capilla del Seminario Mayor de Misiones, de manos de Mons. Alonso Manuel Escalante y Escalante, Superior General de los Misioneros de Guadalupe.

Ese mismo año fue nombrado para llevar el Evangelio y colaborar con el esfuerzo de los sacerdotes MG en la Misión de Corea.

VidaMG_marzo16_1

Entre 1977 y 1981 regresó a México para incorporarse al trabajo de formación de jóvenes aspirantes al sacerdocio misionero en el Seminario Mayor

Posteriormente volvió a la Misión de Corea, donde permaneció durante 20 años realizando diversos trabajos, aunque principalmente enfocado en la atención a parroquias; entre ellas destacan: Posong, Koksong, Megok Tong, Kwangju y Sangbong Dong.

En el año 2002 volvió nuevamente a la patria para cursar una licenciatura en Espiritualidad en la Universidad Pontificia de México.

En 2008 fue nombrado a colaborar en la multicultural Parroquia de San Pablo, que es atendida por Misioneros de Guadalupe, en Los Ángeles, Cal., EUA.

VidaMG_marzo16_2

Acerca de su labor sacerdotal, el P. Maurilio afirma que ha sentido que todo el trabajo que ha realizado ha sido bueno en general.

El próximo mes de julio el P. Maurilio celebrará 50 años de entregarse por llevar el mensaje de Salvación de Jesucristo a quienes más lo necesitan en diversos lugares del mundo. Por eso, lo felicitamos y pedimos que mantenga el ánimo constante por servir al prójimo durante muchos años más. ¡Muchas felicidades, P. Maurilio!