El regalo de Jesús a su pueblo