P. Ignacio Flores García, MG

Universal:
Los niños soldados.

Para que en ninguna parte del mundo existan niños soldados.

intenciones_diciembre16_1

Diversos pasajes de la Biblia aluden a la figura esencial de los niños en el encuentro con Dios. Por ejemplo, en el Evangelio de Lucas, Jesús dice a sus discípulos: “Quien recibe a un niño en mi nombre me recibe a mí” (Lc 9, 48). Los cristianos debemos cuidar y proteger a los niños, principalmente a los abandonados, los explotados, a quienes se les interrumpe la vida por intereses personales, a los que viven en orfanatorios, y a quienes se entrena como soldados, orientados a ejercer violencia y trasgredir, con la muerte, la vida de sus semejantes. Pedimos que nunca se escatimen esfuerzos contra esos abusos que les roban la inocencia y la pureza del corazón, y a cada niño se le garantice el derecho a una vida feliz y sana.

Por la evangelización:
Los pueblos de Europa.

Para que los pueblos de Europa redescubran la belleza, la bondad y la verdad del Evangelio, las cuales dan alegría y esperanza a la vida.

intenciones_diciembre16_2

El propósito de la Unión Europea no sólo es importante en sus dimensiones geográfica y económica, sino también en la fraternidad y concordia de valores y principios que demandan el derecho a la fe y la vida. Europa es invitada a recuperar sus orígenes como sociedad abierta al bien común y a las raíces del Evangelio, especialmente si recordamos que grandes santos han surgido de ese continente. Los cristianos del mundo estamos llamados a animar a la comunidad europea para que recobre su contribución cristiana en los anhelos de alegría, vida y esperanza, afirmando la dignidad de la persona, la razón, la libertad y principalmente la fe. Pedimos la intercesión de los grandes patronos de Europa para que Dios dé abundantes bendiciones a cada uno de nuestros hermanos europeos.