P. Ignacio Flores García, MG

Queridos Padrinos y Madrinas de los Misioneros de Guadalupe, reciban un afectuoso saludo, cargado de mucho cariño y aprecio por parte de sus ahijados misioneros.

En el ambiente de estas fiestas decembrinas quiero extenderles mis mejores deseos de salud, trabajo y bienestar, tanto para cada uno de ustedes como para sus seres queridos.

Durante este año Dios nos ha concedido muchas bendiciones de todo tipo, y de ello creo que todos somos testigos. Durante estos doce meses, en la sección “Pastoral Vocacional”, de la revista Almas, he querido compartirles las etapas de la formación que los Misioneros de Guadalupe realizamos a fin de convertirnos en enviados de Dios a tierras extranjeras para compartir su amor y su alegría.

pastoral_diciembre16_1

Mi intención ha sido compartirles algunos aspectos relevantes de los distintos momentos de nuestra formación humana, espiritual, académica y evangelizadora al estilo de Santa María de Guadalupe y la Santa Madre Iglesia, dentro del Seminario de Misiones. Al mismo tiempo, he aprovechado para invitar a la juventud mexicana a seguir a Cristo en un proyecto de vida como lo es la vida religiosa. Los artículos compartidos durante este año han sido, pues, un gesto de gratitud hacia ustedes y una invitación a reconocer la presencia de Dios en todos nosotros de alguna manera.

El mes pasado concluí con la etapa del sacerdocio y el inicio de la aventura misionera de llevar la Palabra de Dios a países no cristianos, los cuales aún esperan conocer el amor y la bondad del Niño Jesús, que nos trae la salvación, la paz y la alegría. Esta Misión que el Hijo de Dios trajo consigo al mundo, evidentemente, es la misma Misión que todos compartimos, de una u otra manera, en respuesta a la gran bendición que el Señor derrama en cada uno de nosotros.

pastoral_diciembre16_2

Del mismo modo que ustedes seguramente han valorado todo lo acontecido en este año, sus ahijados misioneros hacemos lo mismo desde nuestro carisma y misión. Algunas cosas habrán concluido, otras aún serán temas pendientes a retomar, pero siempre confiamos en el amor del Buen Padre, que nos llama a vivir la experiencia de la llegada de su Hijo y la esperanza de seguir mejorando como personas, como cristianos y como hijos e hijas de Dios.

La Misión continúa siendo una necesidad actual, y el envío a predicar la Buena Nueva –al modo de los pastores que fueron visitados por los ángeles– es el ejemplo del mismo envío con el que el Señor nos invita a compartir, a cada uno de nosotros, de la misma manera, con alegría y regocijo.

Diciembre también es un tiempo para llenarse de Dios y tomar el valor de seguirlo y anunciarlo en las realidades que a todos nos afectan. Ahí donde hay odio, llevar el amor; donde haya tristeza, compartir alegría; donde haya conflicto, promover la paz, al modo de la oración hermosa de san Francisco de Asís. Esta es nuestra nueva encomienda: permitir que el amor de Dios siga naciendo en el corazón de la humanidad, con fe, con amor, con esperanza y con valor.

pastoral_diciembre16_3

Así pues, en este contexto de encuentro con Dios, los invito a renovar su vínculo fraterno con esta familia misionera de la cual todos ustedes forman parte. Los invito a unirse como promotores y animadores de las vocaciones, que de hecho ya han apoyado durante mucho tiempo, entre ellas la mía.

Queridos Padrinos, que este año que culmina traiga a cada uno de sus hogares más de la felicidad y la bendición compartidas durante este año con sus ahijados Misioneros de Guadalupe. Que el Señor siga recompensando al 101% todo aquello que generosamente compartieron ustedes con nosotros y con nuestros hermanos de tierras de evangelización. Gracias por apoyar la Misión de Cristo y por acompañarnos desde sus propias realidades en esta tarea cristiana.

pastoral_diciembre16_4

Sigo alentando a los jóvenes a unirse a esta familia misionera y a conocer de cerca la formación sacerdotal misionera. Joven mexicano, anímate a hacer tu proyecto de vida junto al servicio en nombre de Dios. ¡Anímate a ser un hombre de valor!

Estimados Padrinos, les deseo ¡feliz Navidad y próspero Año Nuevo! ¡Que nuestra Madre Santísima de Guadalupe les guarde y los proteja!

Les invito a mirar el siguiente video: