P. Raúl Ibarra Hernández, MG

La mañana del martes 22 de marzo de este año, el Consejo General del Instituto, en su boletín oficial, dio a conocer la noticia publicada ese mismo día por el boletín diario de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, sobre el nombramiento que el Santo Padre Francisco daba, como prelado auditor del Tribunal de la Rota Romana, al P. José Fernando Mejía Yáñez, MG, quien hasta ese momento era jefe de la cancillería del Supremo Tribunal de la Signatura Romana.

El Tribunal Apostólico de la Rota Romana (en latín: Tribunal Apostolicum Rotae Romanae) es el tribunal eclesiástico más alto de la Iglesia católica, después del Tribunal Supremo de la Congregación para la Doctrina de la Fe y del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica. Su primera regulación data de 1331, en el pontificado de Juan XXII, y la regulación vigente es obra de Juan Pablo II (1994).

art3_diciembre16_1

El Código de Derecho Canónico nos dice que: “La Rota Romana es el tribunal ordinario constituido por el Romano Pontífice para recibir apelaciones” (C. 1443).

Así mismo, el Tribunal Apostólico de la Rota Romana se encarga de juzgar:

  • En primera instancia, a los obispos, abades primados y superiores de alguna congregación monástica, a los superiores de institutos religiosos de derecho pontificio y otras personas eclesiásticas que no tienen superior por debajo del Papa.
  • En segunda instancia, las causas sentenciadas que hayan sido elevadas a la Santa Sede por apelación legítima.
  • En tercera o ulterior instancia, las causas ya juzgadas por la misma Rota Romana o por cualquier otro tribunal, a no ser que hayan pasado a cosa juzgada (cfr. C. 1444 § 1; 1405 § 3).
    art3_diciembre16_2

    Además, con la carta apostólica en forma de motu proprio Quaerit semper, del 30 de agosto de 2011, se modificó la constitución apostólica Pastor bonus y se trasladaron algunas competencias de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos a un nuevo departamento de la Rota Romana, encargado de los procedimientos de dispensa del matrimonio rato y no consumado, y de las causas de nulidad de la ordenación sacerdotal.

    El Tribunal de la Rota está formado por prelados auditores (o jueces), que son nombrados por el Papa; de entre ellos, el Decano preside el tribunal. Sin embargo, para cada causa se constituye un colegio llamado turno, que consta de tres jueces; presidente, instructor y ponente en la causa. Para cada causa que llega al tribunal se constituye un turno de modo rotatorio.

    art3_diciembre16_3

    El P. José Fernando Mejía Yáñez, MG, prestó juramento como prelado auditor el 21 de mayo de 2016 a las 11:00 horas en la Sala dei Cento Giorni del Palacio de la Cancillería, en la ciudad de Roma. La solemne ceremonia fue presidida por su excelencia, Mons. Pio Vito Pinto, Decano del Tribunal de la Rota Romana, y estuvieron presentes todos los prelados auditores que la conforman, varios cardenales y obispos, entre ellos Mons. Emilio Carlos Berlie Belaunzarán, Arzobispo Emérito de Yucatán; también acudió el embajador de México ante la Santa Sede, Dr. Mariano Palacios Alcocer, así como los Padres MG P además de quien esto escribe, entre otros muchos invitados. Numerosos miembros de la Orden de Predicadores se hicieron presentes, pues, juntamente con el P. José Fernando, también prestó juramento ese día como prelado auditor el P. Miroslav Konštanc Adam, OP, quien hasta entonces era el rector magnífico de la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino, en Roma.

    art3_diciembre16_5

    Su excelencia Mons. Pío Vito Pinto, en su discurso inaugural, describió el trabajo tan importante que el Tribunal de la Rota Romana desempeña, sobre todo con lo relacionado a lo que el Papa Francisco está analizando y estudiando en materia de matrimonio. Resaltó, además, las brillantes trayectorias académicas, profesionales y ministeriales de los Padres Miroslav Konštanc y José Fernando Mejía, y en especial de este último destacó su formación y su experiencia sacerdotal misionera en el Instituto, cualidad valiosísima que enriquecerá la tarea del tribunal.

    Llegado el momento dentro de la ceremonia, primero el P. José Fernando y luego el P. Miroslav, prestaron juramento de manera solemne; a continuación fueron revestidos con la toga, símbolo del encargo recibido. Posteriormente, cada uno dirigió palabras de agradecimiento al Decano del Tribunal y a los ahí presentes por la alta distinción que recibieron del Papa y la grave responsabilidad de su nueva investidura al servicio de la Iglesia universal en las tareas del Tribunal Apostólico de la Rota Romana. Finalmente, y en una actitud de bienvenida, los nuevos prelados auditores fueron saludados por todos los miembros del tribunal. Después, el juez decano clausuró la ceremonia.

    art3_diciembre16_4

    Misioneros de Guadalupe se honra grandemente porque uno de sus miembros ha sido llamado por el Papa Francisco a colaborar directamente con él en el Tribunal de la Rota Romana, además de ser el primer mexicano en la centenaria historia de esta institución de la Iglesia.

    El Instituto pide a Dios y a Santa María de Guadalupe para que el P. José Fernando Mejía Yáñez, MG, desempeñe, dignamente y con grandes frutos para la Iglesia universal, el encargo que le ha sido encomendado. ¡Muchas felicidades, P. José Fernando!