El P. Manuel Islas Rodríguez, MG, nació el 10 de agosto de 1941 en Teocaltiche, Jal., siendo el quinto hijo de una familia de 10 hermanos nacidos del matrimonio entre la señora Gertrudis Rodríguez Mejía y el señor José Islas Nungaray.

Estudió la primaria en la ciudad de Guadalajara, Jal. Ingreso al Seminario de Misiones en 1955, donde continuó sus estudios de secundaria y el bachillerato, al mismo tiempo que comenzó su formación al sacerdocio.

Acerca de su interés por la tarea evangelizadora de la Iglesia, recuerda: “Conocí a los Misioneros de Guadalupe por medio del P. José Álvarez, que nos habló sobre las Misiones y la falta de sacerdotes. Encontré el apoyo de mis padres para mis planes de llevar el Evangelio a los demás”.

Realizó sus estudios de Filosofía en el Seminario Mayor, en la Ciudad de México, y la Teología la cursó en el Colegio Máximo de Cristo Rey, con los sacerdotes jesuitas.

El 10 de septiembre de 1967 fue ordenado sacerdote misionero por imposición de manos del Cardenal José Garibi y Rivera, Arzobispo de Guadalajara, en el Seminario Menor de Misiones, en Guadalajara, Jal.

Su primer nombramiento fue para desempeñarse como Ecónomo del Seminario Mayor. Posteriormente fue promotor vocacional, labor que ha desempeñado en diversos periodos.

De igual manera, el P. Manuel ha colaborado en la atención a nuestros bienhechores en las oficinas de Guadalajara, Jal.; ha trabajado en la formación de jóvenes aspirantes al sacerdocio, y ha atendido en México la Parroquia María Reina.

En cuanto a su experiencia en Misiones, el P. Manuel ha estado en la Misión de Kenia en tres periodos a lo largo de su ministerio, también colaboró en la Misión de Cuba y, actualmente, comparte el mensaje de salvación de Jesucristo con nuestros hermanos de la Misión de Brasil.

Acerca de los diversos cargos que ha desempeñado, el P. Manuel comenta que: “En todos mis nombramientos he puesto todo mi empeño y he procurado mi realización personal y sacerdotal. Me siento contento en mi vocación, creo que es el camino que Dios me dio para llegar a su Reino y para ayudar a que otros también lleguen. Creo que con el ejemplo de mi vida he despertado en muchos el deseo de seguir a Dios”.

Este año celebra felizmente 50 años de vida entregada al servicio de Dios y de los más necesitados. En la revista Almas lo felicitamos por este año jubilar sacerdotal e invitamos a todos nuestros lectores para que se unan en oración de agradecimiento y para pedir a Dios que le siga concediendo muchos años más de vida para realizar la Misión de la Iglesia. ¡Muchas felicidades, P. Manuel!