P. Ignacio Flores García, MG

Por la evangelización:
Las parroquias al servicio de la Misión.

Por nuestras parroquias, para que, animadas por un espíritu misionero, sean lugares de transmisión de la fe y testimonio de la caridad.

Los cristianos somos misioneros por naturaleza, en virtud del Bautismo que se nos ha compartido y a partir del mandato misionero: “Vayan por todo el mundo y hagan discípulos a todas las gentes y bautícenlos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” (Mt 28, 19). Es grato saber que en muchas parroquias del mundo este compromiso se muestra en la vida de los grupos parroquiales que salen continuamente al encuentro de otros hermanos, especialmente aquellos que se han alejado de la fe o se encuentran en proceso de reconocerla. Desde las más grandes ciudades hasta las más alejadas rancherías, hombres y mujeres, niños, jóvenes y adultos mayores se lanzan al compromiso de compartir la fe en sus comunidades. Por ello, este mes el Papa nos incita a que reforcemos nuestra esencia misionera en la vida parroquial, seamos misioneros desde nuestras comunidades y recordemos que la presencia de Dios nos salva, haciendo de nosotros mismos sus principales instrumentos de evangelización.