Por la Evangelización:
Familias, laboratorio de humanización.

Que las familias, gracias a una vida de oración y de amor, se conviertan cada vez más en “laboratorios de humanización”.

En Gratisimam Sane –la carta que san Juan Pablo II escribió en 1994, a propósito del Año Internacional de la Familia– el entonces Santo Padre llamó a las familias a construir una “civilización del amor” y observó que “la civilización… no es otra cosa que la «humanización del mundo»” (núm. 13). Ahora bien, humanizar el mundo es hacer que la imagen de Dios, a cuya semejanza estamos hechos, se refleje en él. ¿Cómo pueden las familias convertirse en “laboratorios de humanización” si no es por medio de este llamado al amor que nos hace san Juan Pablo II? A través de la oración familiar, consolidemos nuestro amor al altísimo, para que, de esta manera, sus más excelsas virtudes se reflejen en nuestra familia y esta se convierta en el laboratorio de la humanización que tanto requiere nuestro muy dañado tejido social. Oremos porque así sea.