Autor: P. Ignacio Flores García, MG

Queridos padrinos y madrinas, que la paz del Señor esté con todos ustedes.

Antes de comenzar a escribirles esta nueva experiencia, sientan mucho cariño y afecto de cada uno de sus ahijados misioneros que nos encontramos en tierras de Misión. Yo soy el padre Ignacio y me encuentro en la misión de Kenia. Actualmente estoy en la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, en Nairobi, y es aquí donde les quiero platicar como nuestra Madre Santísima visita a sus hijos africanos.

Durante estos tiempos de pandemia por el Covid-19, las iglesias cerraron, las reuniones se prohibieron y también en nuestras comunidades la gente estuvo en cuarentena. Pocos salían y la mayoría se encontraban refugiados en sus casas. También los misioneros lo hicimos. Después de un tiempo hubo permiso para poder tener algunas celebraciones, siempre guardando las medidas de seguridad preventivas. 

Uno de esos días en que se podía volver un poco más a la normalidad descubrí que en la casa parroquial había algunos cuadros de la Virgen de Guadalupe, a quien mucha gente en Kenia ya le tiene devoción. Entonces le dije en oración a Nuestra Madre: ¿Por qué no visitas a tus hijos ahora que están encerrados en sus casas?…

Entonces fue como surgió una inspiración de hacer que esos cuadros visitaran un hogar. Invité primero a una familia para proponerles si querían que la Virgen de Guadalupe los visitara en su hogar, a lo que no dudaron ni un momento en aceptar. 

Esa familia recibió a nuestra Madre del Cielo en su hogar durante un mes, después los invité a que a su vez ellos invitaran a otra familia para que Nuestra Madre los visitara a ellos también. Y así empezó la visita de Nuestra Madre. Luego, cada día 12 de cada mes se me ocurrió que sería una buena fecha para hacer una entrega de los cuadros de la Virgen a otra familia.

Unos meses más adelante, una de nuestras seglares en Kenia me comentó que tenía imágenes de la Virgen. Se les pusieron marcos de madera, con un vidrio para cubrir la imagen y pronto eran ya 14 cuadros, con lo cual fueron entonces 14 familias que recibían una imagen. En todas las capellanías, son cinco, hay a la fecha al menos tres familias que cada día 12 del mes reciben y entregan la imagen de la Virgen Santísima.

Rezamos cuatro rosarios en todo el día, en diferentes momentos, cantamos y ofrecemos muchas intenciones a “La Mamá”, entre las peticiones yo le pido a Dios por todos ustedes queridos bienhechores. Al final, en la parroquia, hacemos el último Rosario con velas, lo cual gusta mucho a la gente, pues caminamos alrededor de la iglesia en forma de procesión. Esto es significativo porque podemos sentir que aun en las tinieblas nunca vamos solos, Dios, nuestra luz, está siempre entre nosotros y la Virgen María, por supuesto, también camina con nosotros.

Después de la misa y el rosario se entrega el cuadro de la Virgen peregrina, que visita a sus hijos en África. Casualmente hubo otros toques de queda y cuarentena para la gente por causa del Covid-19, pero al menos muchas familias ya no estaban solas, pues la Virgen de Guadalupe los visitaba en sus hogares.

A la fecha ya han sido más de 100 familias que han recibido la Imagen de “La Lupita” en sus casas. Los que entregan a otras familias la imagen los días 12 quedan un poco tristes, los que reciben se contagian de alegría, pero al final todos somos felices con la visita de la Mamá y todo lo que ella crea con su amor en medio de todas las familias. 

Ya en otros momentos les platicaré algunos testimonios que la gente platica de lo que les sucede en ese mes y después de la visita de la Virgen. Por el momento, les comparto esto para que recuerden que todos podemos ser visitados por nuestra “Morenita”. Queridos bienhechores tengamos confianza, incluso en tiempos difíciles, de que Dios está con nosotros y nuestra Madre, por consiguiente, nunca nos abandona. También nos visita. Recemos juntos el rosario como familia y no nos cansemos de confiar en la bondad de Nuestra Madre del Cielo. Me encomiendo en sus oraciones y los guardo siempre en las mías, queridos Padrinos.
¿Conoces a alguien que tenga la inquietud por la vocación sacerdotal misionera? Contáctanos para saber más sobre esta gran labor: Línea Misionera sin costo 800 00 58 100.